Inicio >> Artistas >> Elena Gago >> Críticas
Galería de Arte
Servicios
Artistas
Enlaces
Contacto
Enviar página a un amigo ir a la pagina de inicio Imprimir esta página Mapa web Buscador Avanzado

Críticas

"De la mano de Mª Elena Gago llegan ante nuestros ojos, y por caminos no usados, objetos los más diversos -una escalera, una puerta, un picaporte y una cerradura, una ventana, un banco en un paseo-, los cuales asumen con absoluta serenidad y veracidad el papel de protagonista. Cada uno de estos objetos, de estas formas, que son objetos y formas a la vez reales y mentales, cosas que están ahí, pero que son pensadas como si no estuviesen ahí, son partes de un orden superior, de un cosmos en el que rigen leyes -esas leyes de restauracion de lo perdido y fracturado que imaginaba Lewis Carroll- que lógicamente nos van a dar un nuevo universo, una nueva apariencia. Creo que es desde este punto de vista desde donde hay que abordar las razones objetivas y sentimentales de la pintora de La Coruña. Y, por otra parte, de nada serviría haber elegido, para pintarlas, estas parcelas de nuestro entorno, si la pintora no sintiese un cierto amor, una ternura dulce ante estas criaturas. Y empleamos la palabra <> sin una vavilación al referirnos a esa escalera, ese banco, esa peurta, esa cama, esa cerradura, que Mª Elena ha llevado a sus cuadros.

Esta pintora ha pintado muchas otras cosas, paisajes en los que la luz explotaba, en los que las colinas verdes aparecían colgadas en el luminosos aire, en los que el mar aceptaba la condición de paciente espejo. La nota dominante en aquella pintura suya de hace años era una vivacidad optimista. La pintora se decía a sí misma: <>, se lo ponía. Y todos aceptábamos un mundo así vestido, y el mundo se aceptaba a sí mismo porque ella lo enamoraba. Y el mundo así enjoyado, adornado, seguía siendo real. Esto nos lleva a poder afirmar que el hablar de lo real o de lo imaginario como dos cosas diferentes, carece de sentido. Todo lo que llega a existir, es real.

Sería muy fácil hablar de la carga poética que lleva toda la pintura de Mª Elena Gago, pero está tan patente ante los ojos del espectador, que no merece la pena el fatigarse en ello. Me atrevería a decir que se trata de una objetividad soñada previamente y que ha sufrido las transformaciones que sufre lo que se sueña, donde los silogismos no son los de la escolástica. Quiero terminar señalando que esta pintura me parece mucho más compleja de lo que pudiese creerse a simple vista. Complejidad que es riqueza, y que comienza a serlo ya cuando la pintora se dispone a la primera pincelada. Se me ocurriría decir, volviendo a Lewis carroll y a su lógica, que estos sujetos que Mª Elena pinta, son modelos inquietos y cambiante. <>, dijo Roger Caillois. Mª Elena lo sabe y les hace estar quietos mientras pinta, quietos y sumisos, y delicadamente melancólicos. Pienso que el espíritu tan fino de la pintora ha sabido poner en cada uno de sus cuadros -más exactamente, en la escalera, el banco, la cerradura, la cama- la porción de nostalgia que toda criatura necesita para existir."

Álvaro Cunqueiro

Estamos en presencia dunha das artistas contemporáneas máis importantes do país. Elena gago pinta de maravilla un repertorio que ten como protagonistas mobiliarios reais ou fantásticos que ela sabe rescatar da súa mediocridade para darlles categoría excepcional. Hai disciplina e rigor no tratamento que fai deses obxectos que, por seren tan cotiáns, escapan á perspectiva artística de moitos autores, ós que só serven como motivos secundarios. Por isto, o mérito da pintora galega está en que soubo sacalos da súa quietude e amosalos como protagonistas plenos da súa particular pictografía. Minuciosamente tratados, eses mobles, eses recantos, ventás, portas, salas e salóns, evocan a presencia humana sen consentila, simplemente suxerindo o aroma das persoas que os usan, que deambulan dun lugar a outro polos espacios que crea, cheos da poesía das cousas sinxelas, transmitíndono-la paz e o sosego, o silencio tranquilo que deixa atrás, coma noutra galaxia, o bulicio, e transportándonos a unha intimidade recolecta e máxica”.

A. Morales. Crítico de Arte (Mallo, A: Artistas Galegos. Nova Galicia ed.)

 

Ir al inicio
i Latina Software, S.L., CIF: B-24.284.622 - Galeria de Arte - Política de privacidad
Produce Productos web, s.l. - Posicionamiento en buscadores - - mapa web
invisible

ALBERTO CARPO
ALEJANDRO CARRO
ANTONIO PESSOA
BARCÓN
CONXI PUIG
Elena Gago
ENRIQUE MORO
FELIPE DEL CAMPO
JESÚS PAREDES
JOAM BERRIDE
JOAQUÍN BALSA
LAXEIRO
MANUEL GANDULLO
Manuel Romero
MIGUEL MELERO
MIGUEL SERRANO
MIGUEL ZELADA
PAOLA DE MIGUEL
PARÉS GUILLAMON
Patiño
PERICO CASTRO
QUINTANA MARTELO
VARELA GUILLOT